Embajada de la República de Eslovenia en Madrid /Noticias /
11.11.2015  

Crisis Migratoria: La frontera eslovena permanece abierta

En la rueda de prensa de hoy, el Secretario de Estado del Ministerio del Interior, Boštjan Šefic, informó a los periodistas sobre el establecimiento de barreras físicas en la frontera con Croacia. "Estamos preocupados y no podemos permitir que la dispersión de los refugiados continúe a lo largo de la frontera verde. Sin embargo, esto no significa que la frontera se selle o que estamos previniendo la entrada de los refugiados en nuestro país", dijo Šefic. Añadió también que el propósito de las barreras físicas en la frontera es canalizar el flujo de los refugiados hacia los principales puntos de recepción, previniendo la dispersión de las entradas y las cruces en zonas no adecuadas. Según el Secretario de Estado, esto ayudará a que el trabajo de la policía, los miembros de protección civil, los voluntarios y las organizaciones humanitarias sea más fácil, y también que los refugiados puedan recibir el debido cuidado en los puntos de recepción.

Por la mañana, las barreras se han presentado en ciertos puntos en la frontera con Croacia, sobre cerca de un kilómetro en el área de Rigonce y unos 500 metros cerca del cruce fronterizo de Gibina. Las medidas están de acuerdo con la Ley de Control de Fronteras del Estado, que permite el uso de barreras físicas en casos de amenaza a la seguridad, el orden público o la paz.

Šefic enfatizó que Eslovenia intensificaría las negociaciones con otros países para tratar de manejar el flujo de migrantes. Hay muchos migrantes todavía en el tramo sur de la ruta, seguidos por muchos más que están llegando al continente desde las islas griegas. Ademas de garantizar el intercambio mutuo de información, un acuerdo entre los países es fundamental para manejar de manera más fácil y eficiente la afluencia en el futuro. Eslovenia anima a los países a crear nuevas capacidades para recibir migrantes, lo cual fue uno de los compromisos asumidos en la mini-cumbre.

Hasta las 14.00 horas de hoy, 4.360 migrantes habían entrado en Eslovenia, pero se espera más trenes y autobuses, dijo Šefic. El número total de migrantes ha superado 181.000, de los cuales 130.000 han sido registrados. Sirios todavía forman el grupo más numeroso (64.000), seguido por los afganos (37.000). La estructura de los refugiados ha cambiado un poco, ya que el número de mujeres y menores de edad los niños va aumentando. Del 17 de septiembre al 10 de noviembre 79 personas han solicitado protección internacional, la mayoría procedentes de Irak, seguido por Afganistán, Irán y otros países.

Por el momento, la situación y el flujo de migrantes en los Balcanes Occidentales está dentro de los parámetros habituales. Eslovenia acepta unos 8000 migrantes y refugiados diarios. Es un número alto, pero aún está previsto un aumento durante los próximos días, dijo Šefic. Asegurando nuevas capacidades adicionales, Eslovenia está preparando para el cierre de algunos sitios de acogida, si los calentadores de las tiendas no fueran disponibles durante las condiciones agravadas de invierno.